Miembros de la Fuerza Armada de El Salvador (FAES) concluyeron el pasado 13 de julio los cursos de “Adiestramiento Táctico” y “Planeamiento y Conducción contra el Narcotráfico”, con el objetivo de mejorar sus niveles de respuesta operacional. Las capacitaciones fueron facilitadas por militares de los EE. UU. y Colombia, y tuvieron lugar en el Centro Regional de Adiestramiento Contra el Crimen Organizado Trasnacional (CRACCT) en Ilopango, San Salvador.

949bdff8b732f2b64048277cafadaa7e

El curso de “Adiestramiento Táctico”, al que asistieron 100 elementos salvadoreños, fue impartido por 40 militares de la Fuerza de Tarea Gunslingers del 39.º Equipo de Combate de la Brigada de Infantería de la Guardia Nacional del Ejército de Arkansas . Asimismo, el curso de “Planeamiento y Conducción Contra el Narcotráfico”, donde asistieron 30 efectivos salvadoreños fue impartido por 11 instructores de las Fuerzas Especiales del Ejército de Colombia y de la Dirección de Antinarcóticos de la Policía Nacional de Colombia.

“El narcotráfico es una amenaza que se origina en los países sudamericanos y actualmente afecta a la región centroamericana”, dijo a Diálogo el Coronel de Artillería de la FAES Rafael Antonio Díaz Olano, director del CRACCT. “Los programas de capacitación nos dan la oportunidad de estrechar los lazos de cooperación entre las fuerzas armadas de los tres países contra las organizaciones ilegales transnacionales en la región”, agregó.

Diversificación de capacitación

“Con estos entrenamientos, logramos elevar el nivel de destreza operacional de cada uno de los participantes para combatir al enemigo”, dijo a Diálogo, el Cabo del Ejército de El Salvador Manuel Enrique López, participante en el curso de Planeamiento y Conducción Contra el Narcotráfico. Los asistentes a los cursos fueron militares salvadoreños pertenecientes a los comandos que apoyan las labores de seguridad interior, como parte de las medidas extraordinarias de combate al crimen y a la delincuencia.

“El curso de Adiestramiento Táctico es muy polifacético porque ayuda a nuestra gente a tener un nuevo campo, una nueva visión para desarrollarse y emplearse tanto en el campo de batalla como en el campo de la seguridad pública”, comentó el Cnel. Díaz. “Los soldados se formaron como tiradores expertos”. Además, el personal recibió instrucción en conducción de tropa, planeamiento, patrullajes, despeje de áreas urbanizadas, primeros auxilios y operaciones de registro.

Los asistentes desarrollaron ejercicios con movimientos tácticos en áreas urbanas y culminaron con una práctica en el polígono de tiro. “El componente élite colombiano compartió su amplia experiencia en incursionar áreas cultivadas por hoja de coca, así como las técnicas de cómo detectar, infiltrarse y contrarrestar esos cultivos”, agregó el Cnel. Díaz.

Personal de la Fuerza Armada de El Salvador finalizó cursos contra el narcotráfico y de adiestramiento táctico. (Foto: FAES)

Bienvenida la cooperación

“Desde 2013, las maras y pandillas centroamericanas han desarrollado una participación muy activa con las estructuras del narcotráfico, desde trasportar droga hasta el lavado de dinero”, comentó a Diálogo José Misael Rivas Soriano, analista de seguridad en El Salvador. “Estos criminales envalentonados han evolucionado de una simple agrupación a una estructura que posee base, jerarquía, territorio y dirección. Actualmente en las filas de las maras centroamericanas hay algunos universitarios graduados”, aseguró.

De junio de 2016 a mayo de 2017, la FAES propinó duros golpes al narcotráfico al decomisar más de 7.600 kilogramos de cocaína. De igual forma apoyó a la Policía Nacional en acciones conjuntas contra la delincuencia. Para ello se empleó a 13.915 efectivos militares, informó el Ministerio de la Defensa Nacional en un comunicado de prensa. Por su parte la Procuraduría para la Defensa de Derechos Humanos de El Salvador precisó en su informe de junio 2017, que fueron desarticuladas 163 estructuras de maras y pandillas.

“Los entrenamientos de los Estados Unidos siempre enseñan la forma de combatir operativamente y de hacer inteligencia”, dijo Rivas. Agregó que la cooperación internacional con los Estados Unidos es “bienvenida” para que “las autoridades salvadoreñas cumplan el objetivo establecido”.

Un grano de arena contra el crimen

El CRACCT, fundado en septiembre de 2014, desarrolla actividades de educación y adiestramiento orientadas al combate contra las amenazas actuales y emergentes que vulneran la seguridad y la paz regional e internacional. Desde su fundación, el centro ha instruido a militares nacionales y extranjeros y a civiles de diferentes componentes.

“En base a las necesidades planteadas por las autoridades militares de El Salvador, el Ejército de los Estados Unidos coopera con el CRACCT desde hace dos años, a través de capacitación para fortalecer los adiestramientos e incrementar la capacidad de respuesta de las tropas”, dijo el Cnel. Díaz. En el marco de la Conferencia de las Fuerzas Armadas Centroamericanas, este centro de adiestramiento desarrolla seminarios internacionales para unificar esfuerzos en el combate de amenazas emergentes que afectan a los países de la región. En octubre realizarán el “Seminario Regional Contra el Crimen Transnacional”.

El CRACCT trabaja para consolidarse como un centro de adiestramiento reconocido a nivel internacional en el combate contra el narcotráfico. “Queremos poner nuestro grano de arena para contrarrestar este flagelo que no tiene fronteras”, dijo el Cnel. Díaz. “Estar a la vanguardia es clave para evitar que nuestros jóvenes y nuestra sociedad sea tomada por estos tentáculos y avanzar en nuestros objetivos como nación”, finalizó.

Fuente: Revista Diálogo